Posts Tagged / proceso

«La importancia de trabajar y vivir en gerundio»

Posted Posted by APM in Blog, Proxecto Máscaras     Comments 1 Comment
Mar
5

Máscaras es ante todo cine, a partir de aquí el proxecto es mucho más: se trata de un grupo de personas haciendo cine de verdad, aprendiendo, abriendo caminos, reflexionando sobre su trabajo, innovando, escribiendo sobre su experiencia, siendo actores de la vida pública, interpretando el mundo, definiendo sus valores desde lo que les importa, desde lo que les afecta y siempre en términos de acciones, de verbos como única estrategia posible para cambiar el (su) mundo.

El Proxecto Máscaras es un punto en el que el buen cine,  la consultoría, el aprendizaje, el compromiso, la inclusión y la innovación social se integran y lo hacen de la única manera posible: sin hablar demasiado de ello en esos términos, trabajando mucho, de una manera orgánica, generando las condiciones para que sucedan cosas, analizándolas, escribiendo sobre ellas, y revisando continuamente para no dejar de aprender.

El Proxecto Máscaras es ahora además una asociación, y esa asociación es un laboratorio social donde se está trabajando con nuevas maneras que permitan, entre otras cosas, crear una escuela de actores y actrices y difundir su trabajo, analizar y estandarizar lo andado y lo aprendido en métodos, unidades didácticas y herramientas de trabajo para la integración social por la naturalidad.

La Asociación Proxecto Máscaras es una Idea construida en gerundio, humilde y sutil, pero muy Poderosa.

Apenas recién nacidos y ensayando nuestros primeros pasos, las palabras de Manuel Calvillo en el blog de Ideas Poderosas nos llenan de satisfacción… y de responsabilidad. Por eso hemos hecho algunos subrayados, para reforzarnos en el propósito con el que nace esta Asociación y recordarnos que es incompatible con argumentos autocomplacientes:

  • Hablar en primera persona puede ser muy complicado, dominio del lenguaje puede no faltarte pero además se necesita valor  para hacerlo y un mínimo de biografía.
  • Al final la innovación y los grandes valores no van mucho más allá de los beneficios económicos y de los límites del discurso con el que se explicó todo. De palabras afuera todo sigue igual.
  • Los repertorios decir/hacer no siempre van en la misma dirección, ni se necesitan el uno al otro
  • … a veces tengo la sensación de que lo blogs son trincheras desde donde lanzamos palabras elocuentes y discursos impecables y a la vez donde escondemos nuestras carencias, donde protegernos del cuerpo a cuerpo, del trabajo sucio de campo, del inevitable error del que juega a hacer y aprender no sólo de las palabras, también de las consecuencias  de cada acción a la que se lanza.
  • Se trata de reivindicar la necesidad y el valor del hacer, de la importancia de forjarte una buena biografía para poder hablar de verdad en primera persona, de la importancia de trabajar y vivir en gerundio, de exponerse y dejar que ocurran cosas.

Como si ocurriera que las sombras no encuentran espacio

Posted Posted by APM in Blog, Proxecto Máscaras     Comments No Comments
Jul
8

Conversaba con Álvaro Martínez, presidente de Aspronaga, sobre discapacidad intelectual, sobre la situación actual y las incertidumbres de este recortado futuro y sobre la necesaria evolución de las instituciones, algo en lo que me reconozco escéptica e incluso bastante crítica.

Álvaro me reconocía el dilema entre su necesidad y la formación de guetos, pero entonces me explicó por donde deben evolucionar tras lo aprendido en estos cincuenta años de existencia. Y yo me guardé la hoja porque no quería olvidar algo tan obvio como escondido.

esquema alvaro

Lo que cuenta el gráfico

Este sobrio esquema en un papel arrugado habla de nuevos puntos de partida tras cinco décadas de experienciaS, así en plural, porque las vidas de las personas siempre suman y no se pueden resumir en una única conclusión.

El inicio de la línea, en medio de la nada, representa el momento en que una familia tiene que asumir una discapacidad en su red personal, sea por nacimiento o sobrevenida: las previsiones del modelo de vida, más o menos estandarizado, se esfuman de golpe y empieza la lenta escalada hacia la aceptación. Pero los procesos nunca son lo que parecen.

La curva superior representa la exaltación. Los parientes cercanos asumen la realidad, empiezan a encontrarse con una maraña de instituciones/causas solidarias que «les entienden» y creen descubrir un nivel de implicación social e institucional que va a cambiar el mundo. Empieza la fase de participación y alzan la voz pero… los días tienen más necesidades que minutos y sus preocupaciones ya no encajan en la normalidad. Empieza el descenso.

El agotamiento tras la exaltada hiperactividad hace que la caída sea abrupta, desgarrada, muy cercana a la quiebra personal. En esta etapa, la frustración muestra todas sus caras ramificándose en la oscuridad del laberinto. Es la parte más dura porque ya no es sólo desconcierto, sino el miedo real, la impotencia y la soledad.

En esta parte del proceso se necesita mucho apoyo porque toca aprender de nuevo a vivir y disponerse a diseñar un futuro en colaboración. Poco a poco, la obsesión del «yo necesito» va evolucionando al «podemos hacer», la culpabilidad y la exigencia se abren al entendimiento y la colaboración.

Las líneas horizontales que atraviesan ambas curvas señalan las etapas en las que las familias, por exceso o por defecto, viven más alejadas de lo posible, aquí la principal ayuda es «estar» y dejar que el proceso avance. Y a partir de ahí, en el último el tramo ascendente (cruzado en el esquema por dos líneas verticales) es donde instituciones y personas tenemos que concentrarnos para que la innovación social sea algo más que una etiqueta. Y rápido porque los años no pasan en balde y las familias necesitan quien coja el testigo.

La frase del título, y las palabras que siguen, la tomo prestadas de Asier, de su reflexión inspirada en gansos y estorninos:

Los dos lados de la luna. Lo hablaba estos días y aparecía de manera reiterada. Hay cierta sensación como de compensación. Como si buscáramos semejante perfección e impecabilidad en el desarrollo de nuestro trabajo, en el acompañamiento, que de repente necesitáramos jugar en el otro lado de la luna fuera de estos encuentros. No nos aguantamos negando nuestra mediocridad, aparecen, nos saltan al cuello. Como si ocurriera que las sombras no encuentran espacio y acaban envolviéndonos.

Reconstrucción personal y fuerza. Y parece que nos dedicamos a esto para curar nuestras heridas. Se puede comprar la frase en el literal o con algunos matices pero estaremos de acuerdo que en estos procesos es difícil salir igual que como entramos. Trabajar desde la incertidumbre, acompañando lo que surge, bailando al son de necesidades propias y ajenas nos confronta con lo que somos continuamente. No es un trabajo más, se convierte en una experiencia personal e intensa.

Publicación original: Web de la película Máscaras

«Era importante no romper con su rutina»

Posted Posted by APM in Blog, Educación     Comments No Comments
Jun
27

Fue Iago, sin duda desde su mirada de director, el que se fijó en la historia del abogado Michael Faillace, probablemente porque está muy involucrado en descifrar las diferentes formas de abordar el discurso de lo real.

Michael Faillace es abogado y fundador de la empresa Michael Faillace & Associates, PC, especializada en derecho laboral. Y también es ciego, pero no fue eso lo que llamó la atención de Gaia Squarci cuando se propuso hacerle un seguimiento fotográfico:

Conocí a Michael porque estaba interesada en su trabajo como abogado y en cómo empezó a trabajar en una profesión tan exigente siendo ciego. Cuando me contó que nadaba cada día decidí hacerle un seguimiento.

Gaia se lo planteó como parte de un proyecto a largo plazo sobre como esta discapacidad visual, la ceguera, afecta a la posibilidad de interactuar y desarrollarse con el entorno. Porque cuando el abogado ciego Michael Faillace empezó a nadar cada día en Asphalt Green, una piscina en el Upper East Side de Manhattan, tuvo que aprender a detectar e interpretar las señales para compartir tiempo y espacio con otras personas no ciegas.

«Al enterarme de todo esto, me costó creer que nadar podía ser un hábito placentero para Michael”, nos confiesa Squarci. “Pero él dice que le ayuda a procesar los problemas con los que se topa a diario y consigue así alejar las frustraciones. En otras ocasiones, dice que su mente viaja y sueña que juega a fútbol o que va en bici.

Pero Gaia Squarci se embarcó en su propio proyecto sin ser capaz siquiera de definirlo, sin saber muy bien qué iba a fotografiar. Simplemente se plantó allí y al cabo de un rato empezó a dirigir su intuición a través de la cámara.

“Cuando me di cuenta de que quería este tipo de fotografía empecé a esperar a Michael en el agua cada vez que se acercaba al borde de la piscina. Hice fotos en una posición con la que el objetivo estaba justo por encima de la superficie del agua. Me aparté justo después de hacer la foto porque Michael sabía yo también estaba allí nadando para fotografiarle pero no estaba seguro de mi posición exacta en ese momento. Era importante no romper con su rutina.”

Intuyo que esto, la forma de contar la realidad que no la discapacidad, fue lo que llamó la atención de Iago cuando lo asoció con Máscaras y lo compartió en twitter

Pero yo no soy tan visual, y encima me puede mi faceta consultora, por eso sé que estos destellos necesitan ser considerados como una pieza en el puzzle de la comprensión para que cumplan su función de teorías/luz. Porque la realidad no se inventa ni se puede encorsetar, simplemente sucede, esa es la medida de lo que supone ser actores en la vida pública.

En realidad es sencillo…

coger un punto de partida, potenciar los elementos y…

dejar que suceda

Publicación original: Web de la película Máscaras

La innovación es POSIBLE: Talento sobre ruedas

Posted Posted by APM in Blog, Proxecto Máscaras     Comments No Comments
May
15

La horrible noticia por la que llegué a Amos Winter hablaba de caridad, no de innovación. Pero esto es Internet, sólo hay que querer saber. La exposición en el TED me resultó tan interesante desde múltiples aspectos que he tomado amplias notas que comparto por si a aguien le resultan de interés.

Resulta que se trata de un ejemplo de proceso de innovación exitoso, y en un sector (marginado) que no había cambiado en cientos de años. Y no sólo de producto, porque empieza y termina en el usuario, involucra a la economía local y establece lazos comerciales globales, incrementando el potencial de generación de riqueza y nuevos desarrollos.

Amos Winter comenzó a observar las sillas de ruedas en países en desarrollo en el año 2005 cuando pasó un verano evaluando el estado de la tecnología en Tanzania y… a su mente de ingeniero le extrañó que no existieran dispositivos adaptados a las zonas rurales. Entonces pensó que tenía que hacer algo al respecto (“hacer algo”, no poner unas fotos en una “red social”).

TalentoSobreRuedasLo que hizo fue detectar un problema y empezó analizando en la tecnología conocida y cercana: las marchas de la bicicleta, que permiten adaptarse y hacer frente al terreno. Había ya un par de productos en EEUU pero el precio era una barrera insalvable. Se puso manos a la obra y empezó por hablar con grupos de personas con discapacidad, usuarios y fabricantes de las sillas de ruedas.

En su exposición en la charla del TED define el problema y el marco de limitaciones al que tuvo que enfrentarse, porque el objetivo era que el producto pudiera tener una “larga vida útil”: resistente para trayectos largos y continuados, por terrenos diferentes y en muchos casos abruptos y, al mismo tiempo, lo suficientemente manejable para poder ser usada en interiores: trabajo, casa, escuela… Es decir, la posibilidad de vivir.

Y que pudiera repararse con herramientas, materiales y conocimientos disponibles. Es decir, tecnología accesible.

Problema: ¿cómo crear una herramienta simple que aporte una gran ventaja mecánica?

Como sucede con las soluciones simples, a menudo la respuesta es evidente y para nosotros fue la palanca. Lo importante de este caso es que “la persona es la máquina compleja del sistema”

Fueron capaces de combinar rigurosa ingeniería y análisis con un diseño centrado en el usuario, con cuyo examen y opinión volvieron sucesivamente a la mesa de trabajo

Destaca como lección importante que las limitaciones en el diseño realmente impulsan la innovación:

  • Tenía que alcanzar un coste realmente bajo
  • Conseguir que la silla fuera útil en diferentes tipos de terreno, a la vez que en interiores
  • Tenía que ser lo suficientemente simple para repararla

Acabaron consiguiendo un producto en esencia nuevo, una innovación en un sector que no había cambiado en cientos de años.

Es decir, innovación sí, caridad y falsos sentimentalismos nunca.

Publicación original: Web de la película Máscaras

“No tengo ni la más remota idea” (Sugata Mitra)

Posted Posted by APM in Blog, Educación     Comments No Comments
Mar
18

Ya nos había entusiasmado en su día el Ted en el que Sugata Mitra relataba la experiencia del «agujero en la pared» porque su propuesta, sobre la posibilidad de una educación alternativa en base a la auto-organización del aprendizaje, aportaba contexto a nuestro Proyecto Máscaras.

Su punto de partida (Nueva Delhi, 1999) fue muy simple: hicieron un agujero en la pared que separaba su oficina de un tugurio, empotraron un ordenador con conexión a Internet y altavista.com (¡que tiempos!) y lo dejaron ahí… Niños y niñas de todas las edades se fueron acercando y, aunque no entendían el idioma ni sabían manejar ordenadores, las cosas empezaron a suceder.

Cuando lo escuchamos, Máscaras estaba en proceso de edición y, excepto para el director, era una incógnita para todos. Sin embargo, el proceso vivido a lo largo de tres años nos permitía identificarnos con dos de las conclusiones de la experiencia de Sugata:

  1. Los valores se adquieren, la doctrina y el dogma son impuestos. Son mecanismos opuestos
  2. El aprendizaje es muy probablemente un sistema auto-organizado

Con la primera versión de la peli acabada, hace ahora poco más de un año, nos dimos cuenta de que no sabíamos qué hacer y que, ajenos a las peculiaridades del sector, habíamos cometido un terrible pecado: la osadía de haberlo financiado y sacado adelante con nuestros propios medios. Pero eso no toca ahora, nos va a gustar «recrearnos en el relato». Y lo haremos pronto.

Lo cierto es que, como «no teníamos la más remota idea» de por dónde seguir, nos concentramos en lo hecho y en los hechos, escuchando y observando con interés cada palabra, cada reacción, cada matiz que nos iban transmitiendo en los pases privados. Así fue como llegamos al prototipado de la experiencia de lujo del pasado 8 de junio en el que la evaluación social se reveló como la auténtica estrategia a seguir porque…

No hay manera de saber si una idea es valiosa hasta que pase por la evaluación social. Por eso, la creatividad no es algo sucede dentro de la cabeza de la persona sino en la interacción entre los pensamientos de la persona y el contexto sociocultural. Es un fenómeno sistémico más que individual.

Pero volviendo a Sugata Mitra, a pesar de las buenas intenciones no habíamos seguido la pista a su experiencia así que nos alegramos mucho cuando Manuel Calvillo lo colocó de nuevo en primera línea. Por un lado porque nos reafirmó en que cuando crees en lo que haces, hay que buscar los recursos como sea para que la experiencia no quede en anécdota. Por otro, el más importante, que cuando la posibilidad va abriéndose camino no se la debe puede detener. Algo que empezamos a entender a finales del año pasado cuando la potencia de Calcetin(e)s se reveló contra nuestra miopía y empezó su propio recorrido.

¿En qué punto estamos ahora? Pues en que aunque Máscaras es el pilar fundamental del proyecto, ha tenido que ceder el paso al nuevo e interesante punto de partida que ha cambiado nuestras prioridades. En Máscaras están las respuestas, pero antes hay que ocuparse de otros canales para que se pueda generar el contexto para la sorpresa y las preguntas 🙂

Por eso nos entusiasmamos cuando Sugata echaba mano de «su nuevo modelo pedagógico aprendido» y respondía a las preguntas de una de las niñas que experimentaban: «¡No tengo ni idea!. Y además me voy». Estamos en la era del conocimiento obsoleto pero hay algunas cosas que ya vamos sabiendo sobre el futuro del aprendizaje: El viaje es la excusa. Como dice nuestro dire:

Es sencillo… coger un punto de partida, potenciar los elementos y… dejar que suceda

En palabras del propio Sugata: «El estímulo parece ser la clave: No se puede hacer que el aprendizaje ocurra. Se trata de dejar que suceda»

Publicación original: Web de la película Máscaras

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies