Posts Tagged / capacidad para

En el espacio público hay que competir

Posted Posted by APM in Blog, Educación     Comments No Comments
Nov
4

Rodeados de servicios de inercia, se nos olvida que ese giro que tanto invocamos no consiste en la emergencia de nuevos roles sociales y prácticas en “recursos humanos”. No en hacer cosas “para las personas” SINO con las personas. Pero, ¿lo hacemos?

Aunque la palabra competir se ha cargado de connotaciones negativas, en el mundo real se compite, incluso (o sobre todo) con nosotros mismos. Porque, ¿no es eso lo que significa «tener un sueño»?

Nos quejamos de este mundo tan competitivo pero nos encanta hablar de «competencias», que no es otra cosa que la capacidad para realizar un trabajo o desempeñar una función de modo adecuado. Es decir, lo que necesitamos para que otra persona no se nos adelante en aquello que perseguimos. ¿No es eso competir?

A veces el discurso de los valores peca de egocentrismo e hiperreflexividad. Las buenas intenciones son fáciles de confundir con burbujas de proteccionismo, la peor de las barreras porque condenan a una vida preescrita de antemano.

El lenguaje de los valores y los derechos necesita una sacudida. Cuando nos involucramos para eliminar la contaminación de los ríos, por ejemplo, estamos compitiendo con las intenciones de quienes los contaminan. Quizá no consigamos nuestro objetivo, pero eso es Vivir.

La vida plena lo es porque conlleva riesgo, incertidumbre, aventura, pasión, ilusión, curiosidad ¿Qué peor nos puede pasar que no tener sueños y luego intentar cumplirlos? Aunque no los logremos.

Los protagonistas de Calcetin(e)s decidieron salir al mundo y competir, por eso fueron candidatos a los Premios Mestre Mateo. Decíamos entonces

estar en el espacio público, quitar las comillas, es atreverse con el mundo que se desarrolla más allá de los “circuitos especiales”: es cine y como tal entra a competir en la categoría de cortos en los Premios Mestre Mateo de la Academia Galega do Audiovisual

No ganaron, no ganamos, pero ahí queda constancia en el Anuario. Quizá las oportunidades de premio hubieran sido mayores en esos otros circuitos pero es que las burbujas son tan incómodas… Y el mundo tiene tanto por explorar… Estar ahí, conquistar esa doble página, ya es una victoria.

Calcetin(e)s: Compitiendo en los premios Mestre Mateo 2012

Publicación original: Web de la película Máscaras

Gobernanza y Arcas públicas

Posted Posted by APM in Blog, Educación     Comments No Comments
Jul
28

Se suele asociar el «no era previsible» con catástrofes y efectos indeseables pero, para bien y para mal, habitual y normal son cosas bien diferentes.

No era previsible que Ángela Bachiller superara las barreras sociales impuestas a las personas con síndrome Down para participar activamente en la vida pública y, mucho menos, que consiguiera el número de votos necesarios (iba de número 18) para convertirse en concejala de Valladolid. Y tampoco lo era que una protesta ciudadana terminara en denuncia y sentencia favorable firme contra las instituciones vascas y la compañía pública Eginaren eginez por incumplir la normativa de accesibilidad en el tranvía de Vitoria.

Y no era previsible porque el poder suele sentirse protegido en los círculos de lo habitual pero, a veces, las cosas cambian.

Alguien hizo un círculo para dejarme fuera, yo hice uno más grande para incluirnos a todos

Es posible, aunque no fuera previsible, que la presencia de Ángela en la candidatura de su partido contribuyera a la mejora de resultados que la dejó a sólo un puesto de obtener el cargo, un puesto que ahora su antecesor ha tenido que dejar por problemas con la ley. Yo lo llamo «justicia cósmica».

AlertasEn el caso del tranvía de Vitoria, la asociación de personas con discapacidad física y diversidad funcional de Álava, Eginaren eginez, había alertado desde el inicio de la obra sobre el incumplimiento de la normativa… y del sentido común ciudadano, dado que el tranvía es uno de los medios de transporte más accesibles para la población de movilidad reducida.

La asociación llevó la petición de paralización de las obras a la empresa pública, al Gobierno Vasco, a la Diputación de Álava y al Ayuntamiento de Vitoria pero, apesar del informe favorable del Consejo Vasco para la promoción de la Accesibilidad y el arquitecto municipal de Vitoria, las obras continuaron. Ahora el Tribunal Superior de Justicia del País Vasco (TSJPV) ha ordenado que hagan las obras necesarias.

El punto en común de estas dos (buenas) noticias

Participar en lo que ocurre es ser y estar, tanto en las calles como dónde se debate y decide la vida pública. Teorizar cosifica a las personas, para avanzar hay que tomar hechos concretos y relatos personales como punto de partida porque cuando algo existe quiere decir que «es posible» y para eso hay que dejar de hablar de colectivos y de excepciones

Hay todo un mundo en las excepciones al margen de esa “normalidad” que funciona con códigos reconocibles y aceptados. Las excepciones representan la oportunidad de cambio, de diversidad.

Las alertas

Ángela está empezando, no la pongamos en el punto de mira exigiendo lo excepcional, y menos donde (casi) nadie cumple, pero tampoco caigamos en el odioso paternalismo.

El varapalo a las arcas públicas del ayuntamiento de Vitoria no se debe a la normativa sobre accesibilidad sino a la irresponsabilidad de quienes ignoraron sus obligaciones.

Publicación original: Web de la película Mäscaras

«Era importante no romper con su rutina»

Posted Posted by APM in Blog, Educación     Comments No Comments
Jun
27

Fue Iago, sin duda desde su mirada de director, el que se fijó en la historia del abogado Michael Faillace, probablemente porque está muy involucrado en descifrar las diferentes formas de abordar el discurso de lo real.

Michael Faillace es abogado y fundador de la empresa Michael Faillace & Associates, PC, especializada en derecho laboral. Y también es ciego, pero no fue eso lo que llamó la atención de Gaia Squarci cuando se propuso hacerle un seguimiento fotográfico:

Conocí a Michael porque estaba interesada en su trabajo como abogado y en cómo empezó a trabajar en una profesión tan exigente siendo ciego. Cuando me contó que nadaba cada día decidí hacerle un seguimiento.

Gaia se lo planteó como parte de un proyecto a largo plazo sobre como esta discapacidad visual, la ceguera, afecta a la posibilidad de interactuar y desarrollarse con el entorno. Porque cuando el abogado ciego Michael Faillace empezó a nadar cada día en Asphalt Green, una piscina en el Upper East Side de Manhattan, tuvo que aprender a detectar e interpretar las señales para compartir tiempo y espacio con otras personas no ciegas.

«Al enterarme de todo esto, me costó creer que nadar podía ser un hábito placentero para Michael”, nos confiesa Squarci. “Pero él dice que le ayuda a procesar los problemas con los que se topa a diario y consigue así alejar las frustraciones. En otras ocasiones, dice que su mente viaja y sueña que juega a fútbol o que va en bici.

Pero Gaia Squarci se embarcó en su propio proyecto sin ser capaz siquiera de definirlo, sin saber muy bien qué iba a fotografiar. Simplemente se plantó allí y al cabo de un rato empezó a dirigir su intuición a través de la cámara.

“Cuando me di cuenta de que quería este tipo de fotografía empecé a esperar a Michael en el agua cada vez que se acercaba al borde de la piscina. Hice fotos en una posición con la que el objetivo estaba justo por encima de la superficie del agua. Me aparté justo después de hacer la foto porque Michael sabía yo también estaba allí nadando para fotografiarle pero no estaba seguro de mi posición exacta en ese momento. Era importante no romper con su rutina.”

Intuyo que esto, la forma de contar la realidad que no la discapacidad, fue lo que llamó la atención de Iago cuando lo asoció con Máscaras y lo compartió en twitter

Pero yo no soy tan visual, y encima me puede mi faceta consultora, por eso sé que estos destellos necesitan ser considerados como una pieza en el puzzle de la comprensión para que cumplan su función de teorías/luz. Porque la realidad no se inventa ni se puede encorsetar, simplemente sucede, esa es la medida de lo que supone ser actores en la vida pública.

En realidad es sencillo…

coger un punto de partida, potenciar los elementos y…

dejar que suceda

Publicación original: Web de la película Máscaras

¡Ah, si lo dice Unicef…!

Posted Posted by APM in Blog, Educación     Comments No Comments
May
30

Hace algunos años, pocos aunque no lo parezca, decir «me gustas», o que te lo dijeran, tenía implicaciones. Ahora, que la vulnerabilidad se ha hecho espectáculo, la abundancia se traduce en falta de criterio, por decirlo suavemente.

Internet es un canal de comunicación, que no es poco, pero que el canal exista ni asegura la calidad del contenido ni implica que nos comuniquemos, igual que la abundancia de información no garantiza una ciudadanía in-formada.

GestosVacios«Apoya una causa»,» socializa», «comparte», «me gusta»… ¡y a un sólo click! ¿De verdad nos lo creíamos?

Lo que más llama la atención es que llamemos causas a lo que en realidad son consecuencias, porque imágenes o noticias de niños desnutridos o personas que duermen en la calle (que no «sintecho») son eso, pura consecuencia del sistema que entre todos hemos dejado avanzar, aunque haya sido por omisión.

Igual ahora que también Unicef critica el fenómeno de los «me gustas» en facebook, empezamos a desinflar un poco el concepto de «solidaridad» para ganar en cercanía y eficacia.

un click en ‘Me Gusta’ no salva vidas

Publicación original: Web de la película Máscaras

“No tengo ni la más remota idea” (Sugata Mitra)

Posted Posted by APM in Blog, Educación     Comments No Comments
Mar
18

Ya nos había entusiasmado en su día el Ted en el que Sugata Mitra relataba la experiencia del «agujero en la pared» porque su propuesta, sobre la posibilidad de una educación alternativa en base a la auto-organización del aprendizaje, aportaba contexto a nuestro Proyecto Máscaras.

Su punto de partida (Nueva Delhi, 1999) fue muy simple: hicieron un agujero en la pared que separaba su oficina de un tugurio, empotraron un ordenador con conexión a Internet y altavista.com (¡que tiempos!) y lo dejaron ahí… Niños y niñas de todas las edades se fueron acercando y, aunque no entendían el idioma ni sabían manejar ordenadores, las cosas empezaron a suceder.

Cuando lo escuchamos, Máscaras estaba en proceso de edición y, excepto para el director, era una incógnita para todos. Sin embargo, el proceso vivido a lo largo de tres años nos permitía identificarnos con dos de las conclusiones de la experiencia de Sugata:

  1. Los valores se adquieren, la doctrina y el dogma son impuestos. Son mecanismos opuestos
  2. El aprendizaje es muy probablemente un sistema auto-organizado

Con la primera versión de la peli acabada, hace ahora poco más de un año, nos dimos cuenta de que no sabíamos qué hacer y que, ajenos a las peculiaridades del sector, habíamos cometido un terrible pecado: la osadía de haberlo financiado y sacado adelante con nuestros propios medios. Pero eso no toca ahora, nos va a gustar «recrearnos en el relato». Y lo haremos pronto.

Lo cierto es que, como «no teníamos la más remota idea» de por dónde seguir, nos concentramos en lo hecho y en los hechos, escuchando y observando con interés cada palabra, cada reacción, cada matiz que nos iban transmitiendo en los pases privados. Así fue como llegamos al prototipado de la experiencia de lujo del pasado 8 de junio en el que la evaluación social se reveló como la auténtica estrategia a seguir porque…

No hay manera de saber si una idea es valiosa hasta que pase por la evaluación social. Por eso, la creatividad no es algo sucede dentro de la cabeza de la persona sino en la interacción entre los pensamientos de la persona y el contexto sociocultural. Es un fenómeno sistémico más que individual.

Pero volviendo a Sugata Mitra, a pesar de las buenas intenciones no habíamos seguido la pista a su experiencia así que nos alegramos mucho cuando Manuel Calvillo lo colocó de nuevo en primera línea. Por un lado porque nos reafirmó en que cuando crees en lo que haces, hay que buscar los recursos como sea para que la experiencia no quede en anécdota. Por otro, el más importante, que cuando la posibilidad va abriéndose camino no se la debe puede detener. Algo que empezamos a entender a finales del año pasado cuando la potencia de Calcetin(e)s se reveló contra nuestra miopía y empezó su propio recorrido.

¿En qué punto estamos ahora? Pues en que aunque Máscaras es el pilar fundamental del proyecto, ha tenido que ceder el paso al nuevo e interesante punto de partida que ha cambiado nuestras prioridades. En Máscaras están las respuestas, pero antes hay que ocuparse de otros canales para que se pueda generar el contexto para la sorpresa y las preguntas 🙂

Por eso nos entusiasmamos cuando Sugata echaba mano de «su nuevo modelo pedagógico aprendido» y respondía a las preguntas de una de las niñas que experimentaban: «¡No tengo ni idea!. Y además me voy». Estamos en la era del conocimiento obsoleto pero hay algunas cosas que ya vamos sabiendo sobre el futuro del aprendizaje: El viaje es la excusa. Como dice nuestro dire:

Es sencillo… coger un punto de partida, potenciar los elementos y… dejar que suceda

En palabras del propio Sugata: «El estímulo parece ser la clave: No se puede hacer que el aprendizaje ocurra. Se trata de dejar que suceda»

Publicación original: Web de la película Máscaras

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies