Posts Categorized / Proxecto Máscaras

Pase privado de Máscaras con la comunidad educativa

Posted Posted by APM in Blog, Proxecto Máscaras     Comments No Comments
May
23

Mientras vamos recorriendo el difícil camino hacia la distribución, cada pase de Máscaras es un tesoro que nos enriquece, y enreda, en un inmenso y tentador universo de posibilidades.

Y aunque es cierto que cada uno tiene algo especial, el del pasado martes lo era porque la comunidad educativa es MUY importante para este Proyecto. Pero este pase de Máscaras, con el Conselleiro de Cultura y Educación como anfitrión y el encanto del Museo Pedagóxico de Galicia, tuvo bola extra:

La experiencia del pase de Máscaras de ayer, con un público tan específico consiguió lo que nunca hubiésemos imaginado: Eva sin palabras, con lágrimas llenas de emoción y agradecimiento por lo que nos estaban diciendo. Esta es la medida de lo que está suponiendo ser actores en la vida pública.

Mientras vamos organizando los materiales y la reflexión, compartimos la nota de prensa de la Consellería y nuestro subrayado:

Mascaras 21 mayo SantiagoO conselleiro de Educación e Cultura, Xesús Vázquez explicou o interese da Consellería neste modelo, “que aposta pola valía das persoas, e que soamente actúa para permitir que cada unha desenvolva a súa función, se estenda e se normalice”.

“Pretendemos – engadiu- que os nosos modelos culturais e educativos xiren cara á materialización desta potencia, coa que creo que temos a garantía de superar os obstáculos para por de relevo as eivas dun sistema do que todas e todos formamos parte”. Deste xeito o conselleiro felicitou ao director do filme, Iago González Iglesias, así como a todo o equipo que permitiu materializalo.

Publicación original: Web de la película Máscaras

La innovación es POSIBLE: Talento sobre ruedas

Posted Posted by APM in Blog, Proxecto Máscaras     Comments No Comments
May
15

La horrible noticia por la que llegué a Amos Winter hablaba de caridad, no de innovación. Pero esto es Internet, sólo hay que querer saber. La exposición en el TED me resultó tan interesante desde múltiples aspectos que he tomado amplias notas que comparto por si a aguien le resultan de interés.

Resulta que se trata de un ejemplo de proceso de innovación exitoso, y en un sector (marginado) que no había cambiado en cientos de años. Y no sólo de producto, porque empieza y termina en el usuario, involucra a la economía local y establece lazos comerciales globales, incrementando el potencial de generación de riqueza y nuevos desarrollos.

Amos Winter comenzó a observar las sillas de ruedas en países en desarrollo en el año 2005 cuando pasó un verano evaluando el estado de la tecnología en Tanzania y… a su mente de ingeniero le extrañó que no existieran dispositivos adaptados a las zonas rurales. Entonces pensó que tenía que hacer algo al respecto (“hacer algo”, no poner unas fotos en una “red social”).

TalentoSobreRuedasLo que hizo fue detectar un problema y empezó analizando en la tecnología conocida y cercana: las marchas de la bicicleta, que permiten adaptarse y hacer frente al terreno. Había ya un par de productos en EEUU pero el precio era una barrera insalvable. Se puso manos a la obra y empezó por hablar con grupos de personas con discapacidad, usuarios y fabricantes de las sillas de ruedas.

En su exposición en la charla del TED define el problema y el marco de limitaciones al que tuvo que enfrentarse, porque el objetivo era que el producto pudiera tener una “larga vida útil”: resistente para trayectos largos y continuados, por terrenos diferentes y en muchos casos abruptos y, al mismo tiempo, lo suficientemente manejable para poder ser usada en interiores: trabajo, casa, escuela… Es decir, la posibilidad de vivir.

Y que pudiera repararse con herramientas, materiales y conocimientos disponibles. Es decir, tecnología accesible.

Problema: ¿cómo crear una herramienta simple que aporte una gran ventaja mecánica?

Como sucede con las soluciones simples, a menudo la respuesta es evidente y para nosotros fue la palanca. Lo importante de este caso es que “la persona es la máquina compleja del sistema”

Fueron capaces de combinar rigurosa ingeniería y análisis con un diseño centrado en el usuario, con cuyo examen y opinión volvieron sucesivamente a la mesa de trabajo

Destaca como lección importante que las limitaciones en el diseño realmente impulsan la innovación:

  • Tenía que alcanzar un coste realmente bajo
  • Conseguir que la silla fuera útil en diferentes tipos de terreno, a la vez que en interiores
  • Tenía que ser lo suficientemente simple para repararla

Acabaron consiguiendo un producto en esencia nuevo, una innovación en un sector que no había cambiado en cientos de años.

Es decir, innovación sí, caridad y falsos sentimentalismos nunca.

Publicación original: Web de la película Máscaras

Las grandes trampas del tiempo

Posted Posted by APM in Blog, Proxecto Máscaras     Comments No Comments
Ene
2

Existe una incapacidad manifiesta en el ser humano para entender el tiempo. Su medida es absolutamente subjetiva, atiende a fines, se ve alterada por diversas causas, y, pese a todo, obedece a un protocolo asumido por la inmensa mayoría de la Humanidad.

Un ejemplo sencillo de las grandes trampas del tiempo son los programas de cocina. El día en que quisimos aprender una receta viendo la tele caímos en la espiral de la indeterminación cronológica (o cronográfica): un programa que se emite en una franja horaria determinada, que tiene una duración concreta, y que nos pide invertir una cantidad de minutos improcedentes para pochar la cebolla cuando ellos lo van a resolver con una simple elipsis temporal. En este momento hemos comprado y asumido el fraude: querremos preparar ese plato, pero no seremos conscientes del tiempo y del esfuerzo: el coste de aprendizaje.

La siguiente vez costará menos, siempre que en esta primera se consiga algo comestible, claro, pero ya no tendrá la magia de haber sido capaces de prepararlo y puede, incluso, que pase a convertirse en algo automático cuando lo realmente interesante es asumir el proceso como un paso más.

Máscaras, la película, no nació hace tanto tiempo: lo hizo en el momento adecuado. No quizás en la coyuntura mundial, pero nuestra historia atendía a un grupo de personas, y de ellas dependía, en esencia, su fuerza.

Pero mientras Máscaras comenzaba a tomar cuerpo, en el día a día de su propio desarrollo, se fue dibujando la auténtica dimensión de Proyecto. Sin embargo, el proceso de creación de la película reclamó su propia voz. Era lógico que esto sucediera: la realidad esta viva, y no se puede ceñir los márgenes establecidos.

La película ahora es una pata de la realidad del Proxecto: se ha meditado y se ha pulido para que ejemplifique la promesa de su eslogan, «la historia de un reto». Pero Proxecto Mascaras tiene en este momento muchas más patas, caminos que se han ido haciendo visibles en el ultimo año, que han demostrado que la(s) realidad(es) de Mascaras pide(n) abrir esas vías.

El Proxecto Mascaras tiene nombres de personas, porque son personas. Les dimos la oportunidad que no suelen tener, la de que nos hablaran, y ahora quieren que mucha mas gente les preste atención, porque tienen mucho que decir. En forma de película, corto y a saber qué.

Allá vamos.

(la nota de la foto es de Eva que se ha puesto manos a la obra en la cocina inspirada por el regalo de #galleteando)

Publicación original: Web de la película Máscaras

Conversando con Javier Tamarit: “reivindicar las historias de tranquilidad entre gente distinta”

Posted Posted by APM in Blog, Proxecto Máscaras     Comments No Comments
Dic
10

“Todo es tan rápido que lo importante no arraiga. No sé dónde queda el tiempo de la tranquilidad para la reflexión, la tranquilidad de la convivencia con independencia de las diferencias y la diversidad”.

No es fácil robarle a lo cotidiano ese espacio de conversación en el que construirnos. Comunicamos sobre la marcha, «de paso que», sin apenas tiempo para ser conscientes del intercambio de palabras y silencios que se enredan en la propia reflexión.

El tiempo para una charla tranquila no lo dan las tecnologías por sí mismas, lo pueden potenciar pero si nos quedamos en eso suena a compulsión: Hojas que antes de llegar al suelo se las lleva el viento”.

Ateniéndonos a lo que Javier Tamarit y Iago González representan en sus respectivos ámbitos profesionales, la calidad de vida y el cine, parecen encontrar puntos en común para repensar el punto de partida, para avanzar en ese impreciso ámbito de los derechos humanos. Porque…

la ciudadanía es muy reciente y de hecho somos todos muy vasallos, muy inexpertos, ciudadanos en ciernes…

Y, de repente, la ruptura con la caída del sistema que nos deja sin pautas nos ofrece la posibilidad de otra mirada y la oportunidad de convertirnos en exploradores, en viajeros de nuestra vida. Porque viajar es participar, convivir, sentir… Es relajación, contemplación, “ser” en vez de “ser llevado por”.

Las protestas en la calle son importantes como símbolo de unión pero, sobre todo, porque significa aceptar la responsabilidad de demostrar que no sólo somos, sino que también estamos. Porque bajo la apariencia de un problema económico lo que está en juego son los derechos humanos. Un paso atrás cuando apenas estábamos empezando.

Acostumbrada a ser protagonista en estos Conversando con, he de reconocer que me ha gustado la experiencia de observar desde la media distancia. Una pena tener que interrumpirlos, menos mal que fue para seguir escuchando a Javier.

Conversando con Javier Tamarit from enimaxes.com on Vimeo.

Publicación original: Web de la pelícual Máscaras

Javier Tamarit: “Al principio está la relación”

Posted Posted by APM in Blog, Proxecto Máscaras     Comments No Comments
Oct
5

Escuché a Javier Tamarit por primera vez a principios de los noventa, cuando el lenguaje de lo social era todavía escaso, y bastante torpe. Entonces, hablar de minus-valía ya parecía un avance así que cuando explicó la (dis)capacidad como algo que «no se es sino que se tiene», intuí que estaba hablando del conjunto de la sociedad, de la «normalidad«.

Pero aunque las cosas avanzan con exasperante lentitud, tal vez el misterio de su vitalidad y su capacidad para transmitir está en la eterna sonrisa con la que nos recuerda que hay que evitar el plural para hablar de la persona. Porque todos tenemos nombre.

Tantos siglos de Historia, desde Aristóteles con sus personas incompletas (con minus valor), sólo se pueden superar con palancas de cambio para centrarnos en lo importante: la persona, no la discapacidad. La clave está en los conceptos de diversidad y ciudadanía. En asumir el reto que supone sumarnos a un código ético para una educación sin exclusiones.

A principios de 2011, cuando estábamos inmersos en la grabación de Máscaras, un artículo publicado en El País, Una de vaqueros, se colocó en primera línea de nuestras alertas: creíamos estar haciéndolo bien, pero todo eran dudas. Por eso, tanto el feedback de su vivencia de la experiencia como esta reflexión que compartimos, son un importante aliciente para continuar.

Al principio está la relación”, escribía Martín Buber hace casi un siglo. El mismo autor que escribió “El individuo es un hecho de la existencia en la medida en que se edifica con vivas unidades de relación. El hecho fundamental de la existencia humana es el hombre con el hombre.”

No hay construcción humana en soledad, un recién nacido puede venir a este mundo con una dotación genética que le posibilita la genialidad, pero no será nada si no es con la colaboración de otros seres humanos que le acompañen, colaboren, le quieran, le consideren y crean en sus posibilidades. No es posible construir desarrollo humano meramente rodeado de máquinas, por muy aparentemente ‘inteligentes’ que éstas nos parezcan.

Si observamos a una persona desde la distancia (no física, sino mental y social), la conformamos desde ese instante como un objeto de estudio, retiramos la persona –el sujeto–, y nos ensimismamos con ella como un objeto. Esto puede darse en una relación en la que verdaderamente no existe relación sino observación: por ejemplo, en aquellas relaciones en las que una persona ostenta el poder sobre otra y esto le distancia de la consideración de estar frente a un igual (el Yo y Tú que escribía Buber).

No sólo la inteligencia se construye en interacción con el otro: también los retos, los proyectos, los anhelos de nuestra vida se tejen en la relación con personas que se hacen relevantes para la existencia, que son significativas porque nos merece la pena pasar tiempo con ellas, disfrutar con ellas, construir sueños con ellas, afrontar retos, superar dificultades, sentirnos parte de su existencia, vivir en definitiva una vida plena en comunidad.

Todo esto viene a la mente viendo ‘Máscaras’, la narración compartida de un grupo de personas en plenitud vital, seres iguales que pelean por llevar un proyecto común adelante. Fluye, ondeando suave; danza, chisporrotea en numerosas ocasiones en rostros y emociones de absoluta verdad expresiva. Se palpa la ilusión, la duda, la experiencia del fracaso y el orgullo del logro. Te atrapa esa vida en plenitud de los protagonistas, que son todos aunque aparezcan un sólo segundo.

La película atrapa al espectador y le obliga a recorrer un camino que comienza en el estereotipo: “bueno, va de personas con discapacidad, de personas diferentes y otras personas normales que tratan de que sean como el resto”. El autobús que lleva a las primeras a su asociación así parece indicarlo. Sin embargo, poco a poco, la magia del cine comienza a desempañar una nueva realidad: sigue existiendo la diferencia, pero ésta comienza a revelarse como la verdadera riqueza de esa experiencia compartida por el grupo en su intento por realizar un cortometraje. Al mismo tiempo –al igual que en las aventuras clásicas–, el objetivo final comienza a pasar a un segundo plano, y emerge la propia vivencia compartida como el verdadero tesoro alcanzado. Un tesoro que los protagonistas comparten generosamente con el espectador.

Y acaba la película y te encuentras serenamente extraño ante tu realidad, como si te sintieras aún en el seno de la historia en la que, aparentemente siendo tú el espectador, te supieras participante y, en definitiva, notaras que aquello te va a originar una reflexión larga y profunda. Una belleza de cine, una belleza de obra, una belleza. Sin más.

Ver www.proyectomascaras.com

Artículo realizado en colaboración con Fermín Nuñez (Responsable de Comunicación de FEAPS)

Publicación original: Web de la película Máscaras

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies