Posts By / Julen Iturbe

Reseña: E DO MEU QUE? Una SitCom de la Asociación Proxecto Máscaras

Posted Posted by Julen Iturbe in Blog, Consello Asesor     Comments No Comments
Dic
23

Fue un día especial. Tocó vuelo a Santiago de Compostela y luego desplazamiento hasta A Coruña para compartir conversación e ilusión ante el estreno de E DO MEU QUE? Se trata de una comedia de situación para aportar más visibilidad a la problemática en la que viven personas “diferentes”. Sí, personas. Pero evaluadas por el estándar (sea esto lo que sea), han quedado ubicadas en una categoría que nos las presenta como discapacitadas. Sean de carácter físico o intelectual o accedan a ese premio por su condición de persona mayor u otras etiquetas.

Detrás de este proyecto está, entre otras entidades, la Asociación Proxecto Máscaras, con la que llevamos tiempo colaborando, y que es responsable también de la película Máscaras y del corto Calcetines. El caso es que tuvieron el detalle en su día de invitarme a formar parte de su consejo asesor y esto genera ciertas obligaciones que uno acepta de estupendísimo buen grado. Paraguas en la mochila y para allá que nos fuimos, primero al salón de plenos del Ayuntamiento, donde diversos miembros de Aspronaga, Grumico, Calasancias y de la asociación Máscaras compartimos nuestras reivindicaciones relacionadas con la (dis)capacidad. Después nos fuimos al Teatro Rosalía de Castro, donde tuvo lugar el estreno de la SitCom a las siete de la tarde.

El día dio bastante de sí porque tuve la oportunidad de llegar a media mañana y sentir la emoción de todo lo que antecedía al estreno. Eso suponía un ritmo trepidante, una emoción a flor de piel con cientos de detalles que uno sabe a ciencia cierta que no puede controlar. Solo quedaba disfrutar del tobogán que conducía al contacto de ese primer episodio con el público y sentir de primera mano la reacción de quienes iban a asistir al estreno en el teatro.

E DO MEU QUE? propone una forma comprometida de tratar con la discapacidad: fagocitarla porque se diluye en la normalidad. Diferencias y discapacidades, normalización, inclusión, relaciones de igual a igual. Muchas líneas de trabajo que no siempre confluyen. Compasión y pasión, deferencia y trato justo. Y en la mayoría de las ocasiones, discriminación. Pero llegamos a la realidad con un toque de humor: ese es la propuesta de E DO MEU QUE?

La SitCom se fija en una convocatoria para un casting. ¿A quién aceptamos y a quién no? ¿Por qué? ¿Cuáles son los criterios para que determinada persona pase el filtro? Puede que en este momento aparezcan en escena los sesgos y, sin que muchas veces estos afloren a la consciencia, aparece lo que en psicología llamamos la parcialidad implícita. Casualidad, es un tema que últimamente se ha comentado en Aprendices.

Nuestro desarrollo evolutivo nos proporciona, como no puede ser de otra forma, multitud de datos e información. ¿Qué hacemos con semejante tsunami? El problema es que nuestra capacidad cognitiva no da par tanto, nuestro cerebro no es capaz de procesar todo ese caudal. Así que esos datos van encajando en lugares comunes que servirán para dar sentido a nuevos datos que se les parezcan. Se trata de una simple categorización. En cierta forma automatizamos el tratamiento de la información al compararla con la que tenemos en nuestras cajas. De ahí proceden los sesgos: nos acostumbramos a qué es normalidad y qué no lo es. La parcialidad está ahí, oculta a nuestra consciencia, en un lugar peligroso.

Ya sé que estaréis pensando que esto que comento es un poco lío. Pues bien, ¿qué mejor forma que una comedia de situación para juguetear con las parcialidades implícitas con las que convivimos? Ahí es donde entra en escena E DO MEU QUE? Atentas, atentos a la pantalla, que comienza este primer capítulo de presentación. Ah, no olvides que la sonrisa te obliga a poner en movimiento 36 músculos. Que te siente bien el ejercicio. Seguiremos escribiendo sobre el Proxecto Máscaras, de eso no cabe duda.


Publicación original: Consultoría artesana

Proxecto Máscaras, paso adelante – Julen Iturbe #ConselloAsesor

Posted Posted by Julen Iturbe in Blog, Consello Asesor     Comments No Comments
Mar
23

Hace unos meses, 8 y 9 de junio , estuve en A Coruña asistiendo a Un Día de Cine, evento de puesta en valor del proyecto Máscaras, y también a la primera reunión del consejo asesor de la asociación creada a su alrededor. Fueron momentos bonitos. El evento sirvió para reconocer el trabajo realizado y la apuesta por poner en el centro a quienes han sido protagonistas, desde puntos de vista diferentes, del nacimiento de esta producción audiovisual reconvertida en proyecto poliédrico en tanto que une inclusión, pedagogía, cine, capacidades y no sé cuántas cosas más.

Además de que Manel Muntada, compañero en el consejo asesor de la asociación, y yo fuéramos inmortalizados en una fotografía que nos puede dar alas en el mundo de la farándula al más puro estilo Tip y Coll (risas), estar allí metido con quienes han hecho posible Máscaras, Calcetines o el último rodaje en Calasancias supone una bocanada de aire fresco. En el fondo creo que se trata, ahí es nada, de colocar un contexto donde cada cual sea capaz de mostrar sus capacidades.

Sean niñas y niños, sean personas clasificadas por el sistema como “con discapacidad intelectual” o simples humanos, la cuestión es hurgar en lo que cada cual sabe hacer. Que personas discapacitadas tomen contacto “profesional” en un rodaje para aportar su experiencia a otras que se inician con las cámaras y los guiones es, desde luego, desafiante. Y es que cada cual, a partir de nuestras potencialidades, solo necesitamos a otras personas a nuestro lado dispuestas a aprender.

Suelo decir que el mejor predictor de éxito en cualquier formación clásica es la motivación de quien quiere aprender. Nada más poderoso. El reto tiene que ver entonces con diseñar un contexto que favorezca que lo que tenga que suceder, suceda. Y ahí quien quiera estar, a escena. Es la regla: querer ser protagonista es un excelente predictor de éxito.

Por su parte, en la reunión del viernes nos juntamos parte de quienes componemos el consejo asesor de la asociación de Máscaras. Revoloteó todo el tiempo la necesidad de conformar una oferta que incluya: audiovisual, capacidades, inclusión, protagonistas, didáctica, pedagogía, cine. Hablamos de buscar un común denominador que surja de esas inquietudes y construir un relato que quizá deba encontrar también su formato audiovisual para comunicarlo como corresponde.

Importa que este tipo de propuestas encuentren los resquicios para percutir en el sistema y abrir vías de agua en él. Es necesario encontrar compañeros de viaje, entidades y personas que busquen estimular aquello que a veces llevamos escondido. Un rodaje, un guión, una puesta en escena: la disculpa para asumir roles mediante los cuales ser personas y crecer. Hasta donde sea posible, hasta donde el contexto lo favorezca.

Seguramente sabréis más de este proyecto en futuros artículos de este blog. Nace una colaboración que no soy capaz de saber hasta dónde llegará ni con qué intensidad. El tiempo lo dirá.


Publicación original: Consultoría Artesana en Red

Discapacidad

Posted Posted by Julen Iturbe in Blog, Educación     Comments No Comments
Feb
27

¿Qué alimenta nuestra discapacidad? ¿Qué tenemos y qué no? Tan relativo y tan insultante a veces. Trazamos una línea y marcamos un punto. El punto que separa la cordura de la locura, la capacidad de la incapacidad, la razón de la sinrazón. ¿Y separa también emoción y cerebro? ¿Nos discapacita esa frontera para reconocernos y valorarnos como humanos diferentes? Parece un misterio. Hemos creado un monstruo, lo hemos alimentado y ahora nos hace sufrir.

Seguro que hubo un esfuerzo. Se intentó y no se logró. Llegó el fracaso. Y las miradas de quienes juzgaban hicieron el resto. De no poder a no ser. Y así serás, de ahora en adelante, incapaz. Porque a fuerza de discapacitar se llega a la estación de destino: la incapacidad. Con letras oscuras, escondidas a la luz del día, esa estación se convierte en el hogar de la infelicidad. La emoción golpeada por la discapacidad.

Pero no siempre el círculo vicioso funciona. Hay momentos y detalles en que se rompe la causalidad. El efecto huye de la causa, se olvida de que hubo un punto primigenio que hizo saltar toda la capacidad por los aires. Y al tiempo que lo olvida, la magia de poder ser y de poder hacer vuelve. A veces a cuentagotas, a veces con estrépito. Pero vuelve. Una mano, una tarea, un movimiento. Una razón por detrás. La sensación de que la capacidad solo estaba aletargada.

Suele ser momento de sonrisas. Sí, los músculos de la cara pactan en secreto devolver felicidad. La capacidad de sonreír, la capacidad de somatizar el poder hacer. En la lista son cientos, miles de tareas las que de repente se pueden desarrollar. Tantas cosas que la capacidad casi parece infinita. La crueldad, sin embargo, resulta de relativizar y escarbar en la búsqueda de ese punto que separa poder y no poder. Ahí, en ese punto imaginario, en ese lugar inventado, es donde nace el dolor. Así que mejor mirar para otro lado y seguir el camino. Como si no estuviera. Y al final acaba por no estar.


Publicación original: Consultor artesano

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies